Translate this blog

lunes, 13 de julio de 2015

Perlas

La segunda jornada de mi escapada pirenaica de la semana pasada transcurrió en un tramo fluvial de alta montaña, pero a bastante menor altitud. Con gran cantidad de capturas, fue una de esas jornadas que quedan en el recuerdo durante mucho tiempo.


Nada más llegar, y a la vista de los tricópteros que revoloteaban por todos los lados, fue una imitación de estos insectos confeccionada en pelo de ciervo lo que decidí atar al bajo. La primera captura no se hizo esperar. Ni la segunda. Ni la tercera. Desde luego aquello prometía desde el primer momento.


Me fijé en las numerosas exuvias de grades plecópteros que todavía permanecían fijas en las piedras. Estos insectos viven en el agua durante las primeras fases de su desarrollo, para después salir escalando alguna roca donde tendrá lugar la última transformación: del caparazón de ninfa acuática surge un adulto alado, que deja atrás esa vieja prenda, la exuvia. Es por ello que a los plecópteros se los conoce también como "moscas de la piedra".


Lo que ocurre es que con tanto tiempo que ha pasado desde la últimas lluvias, esas exuvias podían ser de hace bastantes días. Por eso continué con el tricóptero atado al final del bajo, que seguía dando muy buen resultado. Pero pronto comprobé que algunos de esos restos eran más que recientes, y es que me encontré con un adulto alado aterrizando en la orilla. Por el tamaño y coloración apostaría a que se trataba de una Perla bipunctata.



Decidí atar una gran imitación de pérlido construida en foam, y pronto tuve las primeras picadas. El problema es que o la mosca era muy grande o la boca de las truchas muy pequeña, puesto que no acertaban a tomarla del todo y no pude clavar ninguna (era un montaje en cuerpo extendido). Por ello cambié a una imitación de plecóptero con tamaño más comedido y la primera captura no tardó en producirse.


Esa imitación siguió siendo productiva un par de horas, pero después parecía que las truchas hubieran desaparecido, pues no recibía ninguna respuesta. Menos mal que ahí estaban los tricópteros todavía revoloteando por doquier, animándome a probar de nuevo con imitaciones con "tejadillo". Las capturas siguieron sucediéndose hasta prácticamente el sereno. Pero justo tras ocultarse el sol tras las cimas de las montañas se levantó un viento que hacía muy molesto el pescar con tan poca visibilidad. Por ello, y estando como estaba más que satisfecho con el resultado de la jornada, decidí poner punto y final a la pesca por aquel día.

8 comentarios:

  1. Enhorabuena por la jornada, que truchas más bonitas Jorge. Por aquí hemos tenido un par de días con una cantidad de plecópteros impresionante pero ninguna de las veces los hacían caso, hay ríos en los que no se pueden resistir y río en los que no los comen... Curioso.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Mario. Allí como cuento les hacían caso, pero las moscas que funcionaron mejor fueron las de tamaño un poco menor que las originales, que las truchas tomaban sin recelos. Un saludo

      Eliminar
  2. Los plecos en Triollo eran la comida de las truchas hace un mes. Pero su forma de ataque era curiosa, primero atacaban al insecto, le hundían y luego bajo el agua se le zampaban.

    ¡Qué garganta más bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable que fuera eso lo que ocurría. No es la primera vez que oigo sobre ese comportamiento, y encaja. Supongo que al ver que no se hundían, las rehuían.
      La verdad es que es un rincón precioso Ramón, deberías acercarte alguna vez (si lo haces no dudes en avisar)
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Jo que truchas mas bonitas y los parajes....... Felicidades por esa pedazo de jornada. Yo el otro día solo querían hormigas en un #20

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se ponen exigentes hay que darles lo que piden... Este fin de semana he estado por Teruel y estuvieron duras duras. En fin, cada día quieren algo diferente y eso es lo que hace que nos encante la pesca, ¿no? Un saludo

      Eliminar
  4. Aaaaaaahhhhhhhhh.....!!!! pero como te lo pasas artista!!!. Una gozada levantar truchas con estas imitaciones, y más para un corto de vistas, esto de la prebicia me toca la moral ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pasa lo mejor que se puede Ferrán ;-) Si, si, con esos moscones no hace falta ni indicador de picada ni historias jejeje. Un abrazo Tito.

      Eliminar