Translate this blog

viernes, 31 de agosto de 2012

Lauri / ninfa de odonato

A principios de este mes que ahora acaba os contaba una jornada tras las carpas que viví en compañía y además probando nuevas moscas. Os prometí presentaros esas moscas, y hasta ahora sólo he cumplido con el krusty krab. Hoy toca reducir esa deuda.


Esta mosca pretende imitar una ninfa de odonato. Al diseñarla he intentado conseguir una silueta relativamente realista con el cuerpo extendido y un movimiento atrayente con las patitas de silicona y el marabú. El lastrado anterior que conseguimos con los ojos de cadena proporciona una acción muy sugerente cuando la mosca es manejada a base de ligeros tironcitos.

Anzuelo: TMC 100, ATZ 6900 o similar #12
Hilo de montaje: marrón
Abdomen: cuentas de collar en montaje extendido
Protoalas: marabú naranja
Tórax: dubbing de ardilla "rusty"
Patas: silicona crema
Saco alar: vinilo pintado con laca de uñas negra
Ojos: ojos de cadena pintados con laca de uñas negra


Atamos los ojos a la tija con pases en X. Es muy importante atarlos por debajo de la tija para equilibrar la mosca y que no se de la vuelta en el agua. Recomiendo mejorar la fijación con una gota de cianocrilato. Posteriormente pintamos los ojos con laca de uñas y dejamos secar.


Para formar el abdomen introducimos un hilo naylon con un nudo en el extremo a través de las cuentas de collar. Las proporciones que utilizo es de el doble de longitud de la tija. Quemamos el nudo para una mayor fijación y naturalidad. Dejamos un poco de hilo sobrante más allá de las cuentas, que es el que ataremos a la tija del anzuelo.




Imitamos las protoalas atando un mechón de marabú justo delante de la última cuenta, procurando que quede ligeramente levantado.
 
 

A continuación atamos la tira de vinilo que formará el saco alar y formamos la mitad del tórax con dubbing. Aquí atamos dos patitas de silicona en cruz y terminamos de formar el tórax con dubbing tanto en la unión de las patas como por delante de ella y entre los ojos.


Por último solo queda abatir la tira de vinilo sobre el tórax atándola justo detrás de la anilla y pintarla con laca de uñas procurando no manchar las otras partes (como véis yo no he tenido mucho éxito). Nudo final y a probarla delante de los peces.

Como curiosidad diré que el nombre le viene porque está dedicada a mi chica. Cuando vimos la película "La pesca del salmón en Yemen" me pidió que le dedicara una mosca como hace el protagonista, y como para montar ésta utilicé las cuentas de un viejo collar suyo... pues estaba adjudicada. Además imita a la ninfa de lo que los ingleses llaman damsel fly (mosca damisela), lo que no hace más que justificar más la elección.

Espero que os haya gustado. A Laura le gusta, a mí también y, lo que es lo más importante, a las carpas ha quedado demostrado que también. ¡Saludos y buena pesca!

viernes, 24 de agosto de 2012

Libertad

Segunda y última jornada "ibonera" en el Pirineo este año. Mientras que en la anterior sólo tuve una tomada que además acabó con la trucha escapándose, en ésta los resultados fueron mucho más numerosos. En esta modalidad de la pesca en ibones, lo que manda es el madrugón y la ascensión monte arriba hacia esas preciosas masas de agua. En esta ocasión el objetivo se encontraba a mucha mayor altitud que el anterior, y se nos hizo de día antes de llegar.



Al ir bordeando un precioso arroyo de montaña que viene del desagüe del ibón al que nos dirigíamos, la mayor dificultad, por encima de ir ganando el cansancio de las piernas durante la ascensión, era evitar la tentación de montar el equipo e intentar sacar algún pez de esas aguas.


Una vez arriba había que encarar la dura realidad: a tanta altitud el azote del viento era casi inevitable. Y de esa manera la deificultad en la localización de los peces y en el lanzado fue la tónica general de la jornada.


En estas situaciones lo que prima es no darse por vencido. Al contrario, estas jornadas nos dan la oportunidad de poner a prueba nuestras habilidades como pescadores. Encontrar los lugares donde "seguro" que habrá peces comiendo, esmerarse en el lanzado... ¡y clavar! Consejo: los días de viento no olvidéis lanzar a la espuma que suele formarse a unos metros de la orilla. Allí es donde los peces suelen buscar comida.



Este ibón me dió 6 preciosas truchas. El otro que se encuentra durante la bajada, más pequeño y menos ventoso, otras 6 me alegraron la tarde.



Como siempre, las capturas volvieron al agua con una pequeña caricia. Esa es la única manera posible de poder combinar con la pesca las maravillosas panorámicas que nos brindan estos maravillosos rincones. Y justo en ese momento, cuando el pez se libra de nuestras manos y nada libremente hacia el centro del lago, cuando uno siente la libertad. La libertad de encontrarnos en ese entorno natural y de poder brindar la libertad al ser que nos ha alegrado el día y acelerado el corazón.


A partir de ahora, vuelta a los cursos medios y bajos de lor ríos y a sus embalses, a tentar a los maravillosos barbos y carpas que, en mi opinión, no tienen nada que envidiar a las delicadas pintonas.

¡Saludos y buena pesca!

sábado, 18 de agosto de 2012

La trucha y el pino

Veraneo en Benasque (Huesca), en el extremo nororiental de los Pirineos aragoneses. Y eso en mi caso quiere decir pesca en ibones, esos maravillosos lagos de montaña excavados por los glaciares hace miles de años.

No hay nada como madrugar para subir por la montaña antes de que salga el sol imaginando los lances que esperamos que se sucedan al llegar a la lámina de agua. Después de la subida llegamos al reino del pino negro, ningún otro árbol de entidad se atreve a crecer a estas altitudes, justo cuando el astro rey asoma por entre las crestas de las montañas que nos rodean.


Estos lagos son rincones de inigualable belleza. Sólo aquí podemos pescar mientras observamos las cimas más altas de la cordillera, donde los últimos glaciares se resisten a asumir el triste destino al que la acción devastadora del hombre sobre la Tierra les condena. Sólo por eso ya merece la pena subir hasta aquí. Máxime cuando tenemos una buena compañía a la que poder enseñar estos lugares que tantas veces has pisado con anterioridad. Así, la pesca se convierte casi en algo secundario.


Pero siendo sinceros, para algo hemos subido hasta aquí. Y por ello, bien armado con las polarizadas, hay que empezar a explorar la superficie del agua. El corazón se pone a mil por hora cuando descubres varias truchas de buen tamaño buscando comida cerca de la orilla y subiendo lentamente a cebarse cuando la encuentran. Éste es un ibón pequeño, y sé que no hay muchas oportunidades. Son pocas las truchas que voy a ver y breve el periodo de actividad antes de que los turistas lleguen a sus orillas para bañarse. Por eso cuando tras dos rechaces en el último momento una muy buena trucha se decide por fin a tomar el engaño la adrenalina llena el torrente sanguíneo y el pulso se acelera todavía más. La trucha juega en casa, y sabe perfectamente a dónde ir. El esqueleto de un pino es un excelente perdedero al que sabe dios cuántas veces se habrá dirigido desde que nació.


No toqué escama, pero eso no desmereció la jornada. Con un poco de suerte el año que viene podré volver a cruzarme con la trucha del pino y, quién sabe, ganar el pulso.

¡Saludos y buena pesca!

domingo, 12 de agosto de 2012

Krusty Krab / imitación de cangrejo

Hoy os quiero presentar la última de mis creaciones en ser probada. Se trata de una imitación de cangrejo que lleva tiempo poblando mi caja pero que no había atado a mi bajo hasta la última jornada. Con las pinzas y antenas montadas en un material brillante aunque relativamente rígido (de ahí el elegir krusty, "crujiente", del restaurante donde trabaja Bob Esponja) es idóneo para atraer a las carpas que se encuentran hociqueando el fondo envueltas en una nube de lodo.


El dubbing peludo que conforma el cuerpo junto a la segmentación del abdomen le confieren un buen punto de realismo que complementa los brillos y escasa movilidad de las pinzas. Por último, los ojos de cadena y el ligero lastrado de plomo ayudan a ganar la profundidad necesaria al tiempo que equilibran la mosca.


Los materiales son baratos (el material brillante es "Chironomid braid de bazar", el caparazón es una tira de guante de vinilo pintado con rotulador permanente) pero esta mosca tiene un importante inconveniente: las dos carpas que me picaron (una de ellas verdaderamente grande) se soltaron en mitad de la pelea. Eso me hace sospechar que el anzuelo no es el más adecuado y seguiré investigando este aspecto. Ahí va la receta y el paso a paso del montaje.

Anzuelo: TMC 2312R, ATZ 6309 o similar
Hilo de montaje: rojo
Cuerpo (tórax y abdomen): dubbing de ardilla "rusty"
Caparazón: tira de guante de vinilo pintada de rojo o látex rojo
Brinca: alambre rojo
Lastrado: plomo y ojos de cadena
Antenas y pinzas: "Chironomid braid de bazar" deshilachado


Para empezar enrollamos el hilo de plomo en torno a la tija cerca de la anilla y fijamos los ojos de cadena. A continuación atamos un trocito de chironomid braid al final de la tija para formar las antenas.


Por detrás de las antenas fijamos una tira de vinilo. Pintamos la cara de la tira que quedará en el interior (de esta manera evitaremos que destiña). Para ganar volumen ahorrando dubbing podemos formar una base de antrón para el tórax.


Formamos el tórax con el dubbing haciendo pasadas cruzadas en torno a los ojos.


Detrás del tórax atamos dos trozos de chironomid braid a cada lado del cuerpo que después formarán las patas. En el mismo punto fijamos el alambre rojo que usaremos para brincar y segmentar el abdomen.


Formamos el abdomen con dubbing y abatimos la tira del caparazón sobre el cuerpo atándola justo antes de la tija. Cortamos el sobrante dejando un pedacito abierto en abanico que imitará la cola del cangrejo.

 
Segmentamos el abdomen brincando con el alambre hasta llegar a la tija.


Por último sólo queda cardar el dubbing para imitar las patas del tórax y el abdomen y deshilachar el chironomid braid para dar volumen a pinzas y antenas.

Espero que alguno decida montarla y probarla. Como decía al principio a mí me ha funcionado con carpas grandes hociqueando en el fondo levantando una nube de fango. Consiste en lanzar un poco más allá del pez e ir metiendo la imitación en la nube mediante tirones cortos y esperar a que el pez lo vea. Si lo hace, seguro que detectaréis la reacción. Si alguien tiene alguna sugerencia respecto al anzuelo, por favor no dudéis en comentarla.

Saludos y ¡buena pesca!

viernes, 3 de agosto de 2012

En compañía...

...se pesca mejor. Y es que ayer mi chica aceptó acompañarme durante una jornada de pesca aprovechando las vacaciones. Hacía tiempo que deseaba que esto ocurriese, para poder acercarle todavía más las sensaciones que se viven cuando se rececha a los peces, se los localiza, se leslanza la mosca, se les clava y... En este sentido, sin duda, misión cumplida. Yo pude disfrutar al mismo tiempo de la pesca y su compañía, ¡y además las carpas acompañaron!



Incluso alguna realmente gorda estuvo al otro lado de la línea pero, unas veces por que consiguieron librarse de la mosca y otras porque el terminal no resistió el tirón, se acabaron escapando. Me acuerdo especialmente de una que superaba con creces mi récord personal y que se soltó cuando me separaban de ella la línea completa y bastantes metros de backing ¡la línea se perdía en las profundidades y ni siquiera se veía! Como podéis ver, el equipo estuvo al límite pero aguantó como un verdadero campeón. Otro aspecto positivo de llevar compañía: nunca había sido consciente de lo que llega a doblarse mi caña #6 durante la pelea con grandes ejemplares hasta que no lo he visto en fotografía.


Fué además un día para probar moscas. Tanto para confirmar los buenos resultados que me había dado una ninfa de libélula (la "Guppy") en una jornada anterior como para comprobar si otra imitación de ninfa de odonato (la "Lauri") y una de cangrejo (la "Krusty Krab") eran capaces de engañar a algún pez. Sobretodo esa segunda de odonato, ya que está dedicada a mi chica (ya os explicaré cuando os la presente) y ella me acompañaba ayer. Resultado: sensacional efectividad de las tres. A la vuelta de vacaciones compartiré con vosotros sus fichas.

Por supuesto el destino de todas las capturas fue el mismo, volver al agua. Es la única manera de que podamos seguir disfrutando de estos magníficos peces en el futuro.


¡Saludos y buena pesca!